Inflaci贸n, inseguridad, inversiones

Desde hace algunos a帽os, estas tres "i" mueven la aguja de las preocupaciones argentinas. No hemos hecho mucho para solucionar estos graves problemas y estamos pagando las consecuencias. El a帽o 2012 termin贸 con estancamiento econ贸mico y con inflaci贸n alta. La inversi贸n reproductiva- es decir sin contar autos, celulares e inmuebles- fue muy escasa.
Para este a帽o, aun con todos los motores encendidos por el oficialismo para incentivar la econom铆a, y de esa manera tratar de ganar las elecciones, s贸lo tendremos un crecimiento del PIB entre 3 % y 4%, muy moderado si lo comparamos con las tasas de 9 % que sol铆amos festejar en el pasado. Adem谩s, la fuerte emisi贸n monetaria que tendremos en este a帽o, transformada en medios de pago, puede empujar fuertemente la inflaci贸n. En un contexto semejante ser谩 dif铆cil que aumente lo suficiente la inversi贸n, clave del crecimiento sustentable.

Por l贸gica consecuencia, dado que no logramos ocupar productivamente a todos los argentinos, el problema de la inseguridad contin煤a. Tampoco la polic铆a se ha destacado para controlar el crimen organizado, as铆 que es un pa铆s "f谩cil" para las operaciones de este tipo, al menos comparando con Brasil, Uruguay y Chile, que tienen una estructura cultural parecida a la nuestra.

Al iniciarse la gesti贸n de la actual administraci贸n en 2003, el PIB podr铆a haber crecido alrededor de un 30% sin hacer ninguna inversi贸n. Al aumentar mucho el gasto p煤blico y poner dinero en el mercado, creci贸 el producto muy fuerte, pero el PIB efectivo se peg贸 al PIB potencial en 2007, dado que la inversi贸n real (21%-23% del PIB) no llegaba a una tasa que pudiera sostener el 9% de aumento del producto por a帽o (que es 40%-45% del PIB como en China). Como el Gobierno sigui贸 haciendo lo mismo cuando las condiciones eran efectivamente distintas, ya los motores fiscales y monetarios nominales usados en los primeros 4 a帽os de gesti贸n actuaron tambi茅n de manera diferente. En vez de crecer el producto y la ocupaci贸n, creci贸 la inflaci贸n. Se decidi贸 negar la inflaci贸n hasta hoy, pero la realidad existe independientemente de los mecanismos de negaci贸n y, lo que es peor, tiene consecuencias muy graves.

Al tener una inflaci贸n no reconocida, se corrigi贸 el tipo de cambio por la inflaci贸n ficticia, lo que atras贸 el tipo de cambio real, por lo tanto, al verlo tan barato, la gente sali贸 a comprar d贸lares. Se neg贸 esta realidad por considerarla inconveniente y se impuso el cepo cambiario que impide comprar divisas internacionales a casi toda la poblaci贸n. Autom谩ticamente, apareci贸 el mercado paralelo y adem谩s para ahorrar los escasos d贸lares no se permiti贸 a las empresas que hab铆an invertido aqu铆 que giraran dividendos u otras remesas al exterior. Tambi茅n, desde hace algo m谩s de un a帽o, toda importaci贸n debe ser previamente revisada por la burocracia.

Esto dificult贸 el abastecimiento de muchos productos, lo que llev贸 al cierre de varias empresas cuyo componente importado era elevado.

Ahora se ha iniciado un nuevo a帽o. Con elecciones por delante, es dif铆cil que el oficialismo est茅 planeando hacer grandes cambios dado que frente a un problema siempre ha dejado correr el tiempo y le ha ido bien. Pero esta vez es distinto, quiz谩 se puedan posponer las correcciones que hacen falta desde hace varios a帽os, pero ya un d贸lar paralelo de casi 8 $/u$s versus una cotizaci贸n oficial de 5 $/u$s muestra una brecha de 60% y es un s铆ntoma inequ铆voco de que la situaci贸n es distinta. Hasta hace un a帽o no hab铆a brecha significativa entre la cotizaci贸n oficial y la paralela del d贸lar.

Inflaci贸n, inversiones, inseguridad. Con estos tres problemas pendientes no se puede esperar un gran crecimiento y el problema del empleo se va a ir agudizando. Hoy no se nota mucho este aspecto por los planes sociales, que en realidad esconden el problema de la marginalidad social. Esta 煤ltima se soluciona con empleos productivos, permanentes, s贸lidos y no con planes manejados con criterio pol铆tico, que requieren que el pobre sea siempre pobre para que siempre sigan dependiendo del pol铆tico de turno.

驴Qu茅 se puede hacer? Un programa para ocupar varios millones de personas productivamente (Hay alrededor de 7 millones de informales que trabajan en el pa铆s). Esta deber铆a ser una pol铆tica de todos los partidos y requiere ponerse de acuerdo en lo que hay que hacer para lograr invertir mucho m谩s, en c贸mo manejar los equilibrios macroecon贸micos para tener una inflaci贸n del 2 % anual y cu谩l es la pol铆tica a seguir con la polic铆a y fuerzas relativas para tener un pa铆s seguro. Es posible.