Muerte de Empresas

En al a帽o 2012 murieron 56.108 empresas. Este n煤mero de muertes era de 24.659 en 2003 y de 17.066 en 2004. En esta 煤ltima d茅cada, seg煤n el a帽o que se tome como punto de comparaci贸n, aument贸 al doble o al triple la mortalidad de las empresas. No fue una buena d茅cada para las unidades de ocupaci贸n productiva de la gente.
Realmente la ocupaci贸n productiva de la poblaci贸n se logra por medio de la instituci贸n 鈥渆mpresa鈥, ya sea privada, estatal o mixta. El Estado administrativo requiere extraerle a las empresas o familias recursos para poder pagar sus gastos. Lo hace de manera compulsiva, imponi茅ndole a la poblaci贸n y a las empresas precisamente  鈥渋mpuestos鈥, que en la Argentina son una mochila muy pesada que debe llevar cada uno (quiera o no quiera).
El uso de esta mochila impuesta es muy ineficiente pues el Estado devuelve pocos servicios en relaci贸n a lo que extrae ya sea en seguridad, justicia, educaci贸n, salud. Por eso se ha llamado al Estado 鈥渧ampiro an茅mico鈥 pues chupa demasiada sangre productiva con lo cual engorda mucho pero es fofo, sin fuerza, burocr谩tico, no brinda los resultados que la poblaci贸n espera. Por eso hay seguridad privada, educaci贸n privada, salud privada, pues no es confiable para muchos la brindada estatalmente. Otros tienen que conformarse con lo que brinda la organizaci贸n estatal, al no poder duplicar sus gastos en estos servicios, ya que no ganan lo suficiente para ese esfuerzo adicional pesado.
Esta gran carga impositiva es una de las principales causas de la mortalidad de las empresas, que se van agotando de llevar esa mochila demasiado pesada. No solo afectan a las empresas el nivel de impuestos, sino las continuas reglamentaciones para maniatarla, aun cuando es la 煤nica fuente real de ocupaci贸n genuina. No se ha cuidado a la fuente de ocupaci贸n, la empresa, sino que el populismo, al querer solo los votos y la simpat铆a inmediata de la gente, se desentiende de lo que puede pasarle a las unidades organizativas empresarias, sin saber que son la fuente de ocupaci贸n en el largo plazo. Como dijo un dirigente de un pa铆s desarrollado, refiri茅ndose al pensamiento que rige en el estatismo: 鈥淪i la empresa gana, p贸ngale impuestos, si a煤n gana, p贸ngale regulaciones adicionales, si ya pierde dinero, dele subsidios鈥. Este podr铆a ser el lema del populismo.
Volviendo a las empresas veamos ahora los nacimientos: en el a帽o 2003/2004 la incorporaci贸n de empresas era de 70.000 por a帽o, que con una mortalidad de 20.000 anuales implicaba un aumento neto de empresas de unas 50.000 por a帽o, una cifra muy buena. El n煤mero de nacimiento de empresas vino declinando en esta d茅cada y en el 2012 solo nacieron 55.324 empresa que, contra una mortalidad de 56.108, dio como resultado una ca铆da neta de alrededor de 700 empresas en ese a帽o.
Las empresas que han logrado sobrevivir en 2012 en Argentina son 602.989, cuando en 2011 eran 603.703. Este es un mal signo para el crecimiento econ贸mico y la ocupaci贸n futuras, pues no parece haber incentivos para que las unidades ocupacionales que se animan a emprender  lo hagan en mayor medida que los que deciden cerrar sus empresas. Esta es la primera vez desde que se pueden encontrar estas cifras de nacimiento y muerte de empresas  que el n煤mero de las mismas ha disminuido. Siempre hab铆a ido en crecimiento. Atac谩ndola continuamente y con muy poca consideraci贸n efectiva por lo que es una empresa y lo que significa como forma clave de la organizaci贸n de la acci贸n colectiva para la producci贸n, los resultados est谩n a la vista.

Estos resultados se podr铆an haber ido corrigiendo si se hubiera observado por ejemplo que en 2007 ten铆amos 159.161 empresas de 1 a 3 a帽os y que ese n煤mero de empresas nuevas vino disminuyendo todos los a帽os desde entonces: 154.165 en 2008, 150.231 en 2009, 137.595 en 2010, 127.859 en 2011 y el 煤ltimo dato 120.260 en 2012. La tendencia del des谩nimo entre las empresas j贸venes (de 1 a 3 a帽os) no puede ser peor y nada se hizo por cambiar esa tendencia.
Hemos perdido el gran dinamismo en la creaci贸n de empresas que hab铆amos tenido en 茅pocas anteriores, cuyo resultado inercial es hoy un mayor n煤mero neto de las mismas pues pasaron de 402.815 vivientes en 2003 a las mencionadas 602.989 en 2012. Este hecho positivo hay que contrastarlo con el futuro inercial que se ver谩 afectado en los pr贸ximos a帽os por la insuficiente creaci贸n de empresas nuevas de los 煤ltimos 8 a帽os.
Estas cuestiones estrat茅gicas no se modificar谩n f谩cilmente, pues la poblaci贸n argentina esta educada y cree en un 70% que la soluci贸n para una mayor ocupaci贸n y para el logro de mejores niveles de vida vendr谩 de la mano del Estado. En definitiva, los argentinos creemos en lo contrario de lo que nos conviene, lo que se comprobar谩 en el mediano plazo , cuando puedan apreciarse los resultados finales de la aplicaci贸n de estas pol铆ticas. Por lo tanto, a no quejarse y m谩s bien tratar de entender mejor la realidad, para mejorarla.