La Inflaci贸n por Presidencia

Nueestro principal problema es la inflaci贸n que ha azotado a nuestro pa铆s tanto en el presente como en el pasado desde hace unos 70 u 80 a帽os. La inflaci贸n responde a diversas causas, la principal es el excesivo gasto estatal que, cuando no se alcanza a cubrirlo con impuestos, se traduce en el temido d茅ficit fiscal, que finalmente se financia con emisi贸n espuria del Banco Central.

La evoluci贸n de un aumento de precios tan brutal como fue el nuestro implica que no tengamos par谩metros comparables para saber si una variable est谩 hoy en un nivel correcto o no compar谩ndola con el pasado. Esto se aprecia en las discusiones que tenemos, por ejemplo, sobre los sueldos de los obreros o los empleados al compararlos en el tiempo y tratar de determinar en qu茅 momento los sueldos fueron m谩s altos o m谩s bajos.

Consideramos que ser谩 esclarecedor para la poblaci贸n que determinemos cu谩les fueron los gobiernos a los que no les import贸 la inflaci贸n, que es el impuesto a la poblaci贸n de menores ingresos, y cu谩les fueron las dirigentes que los llevaron a cabo y cu谩l era su orientaci贸n pol铆tica.

Para ello calcularemos la inflaci贸n promedio anual por gobierno o per铆odos gubernamentales y, como los n煤meros no tienen ideolog铆a, esto nos asegurar谩 objetividad, aunque a veces se dibujan los n煤meros.

La inflaci贸n se inicia en 1939, con los problemas de escasez de oferta derivados de la segunda guerra mundial y contin煤a hasta el presente, con alg煤n respiro en la d茅cada del '90. La inflaci贸n se reaviva desde 2002 en adelante y se inicia una nueva etapa con un valor anual creciente cada a帽o.

 

Desde 1810 hasta 1944 la inflaci贸n se ubic贸 como m谩ximo en el 3 % anual, incluyendo el aumento de precios causado por el bloqueo del puerto de Buenos Aires por parte de ingleses y franceses. Este aumento apenas mayor fue en la 茅poca de los caudillos y de Rosas, aunque hubo d茅cadas enteras de una inflaci贸n cercana al 1 % anual, o menos inclusive.

En la primera etapa peronista, la inflaci贸n fue de 19 % anual promedio, una cifra que no guard贸 relaci贸n con el pasado de nuestra moneda. Desde 1956 hasta 1972, per铆odo de golpes de Estado y gobiernos civiles, la tasa se increment贸 al 29 % anual promedio. En la segunda etapa peronista, fue de 78 % anual, una cifra que muestra la creciente desarticulaci贸n de la econom铆a, en la que se destac贸 el Rodrigazo. El Proceso Militar no se qued贸 atr谩s, con una tasa de inflaci贸n de 191 % anual, cifra realmente aterradora.

Cuando se supon铆a que la Democracia que se reinici贸 en 1983 iba a controlar este proceso de deterioro del valor de la moneda, ocurri贸 todo lo contrario, con una inflaci贸n de 471 % promedio anual, incluyendo algunos meses de hiperinflaci贸n. El menemismo lleg贸 a una inflaci贸n de 58 % aunque hubo varios a帽os de estabilidad que no pudieron consolidarse, pero que mostraron las ventajas de la estabilidad de precios, un bien p煤blico esencial que no deber铆amos dejar de lado en los programas de gobierno.

Despu茅s de la devaluaci贸n de 2002, se reinici贸 el proceso de suba de precios y el promedio de la actual administraci贸n es de 19 %, aunque actualmente nos ubicamos en el 29 % anual.

Debemos erradicar la inflaci贸n, que es el impuesto a los pobres, los que no pueden cubrirse por no tener acceso a los mercados financieros sofisticados. Para ello hay que eliminar definitivamente el d茅ficit fiscal, una de las principales causas de este proceso de deterioro del valor de nuestra moneda. En ello nos va el futuro del pa铆s. As铆 como actuamos en los 煤ltimos 80 a帽os de nuestra historia no hay destino para la Argentina.