Siempre y en todo lugar un fen贸meno monetario

A lo largo de la historia de la civilizaci贸n, la inflaci贸n ha aparecido en diversas oportunidades. La conclusi贸n de aquellos que la han estudiado en dichos per铆odos y que han presentado soluciones efectivas ha sido siempre la misma: se trata de un fen贸meno monetario y es el responsable de emitir la moneda quien debe hacerse cargo de la inflaci贸n.
 Ha habido otras teor铆as, pero nunca presentaron resultados concretos que pudieran desafiar los resultados y conclusiones de la teor铆a monetaria. De hecho, en casi todas las econom铆as del mundo, la inflaci贸n es responsabilidad del Banco Central que es, adem谩s, quien se encarga de la pol铆tica monetaria. Esto no es por casualidad. Sucede que la inflaci贸n est谩 relacionada con el valor del dinero.

A veces cuando los economistas hablamos de precios no aclaramos si estamos hablando de precios relativos o del nivel general de precios y eso lleva a confusiones. El precio relativo es el m谩s b谩sico, es el precio de un bien en t茅rminos de otro. Por ejemplo, cu谩ntos kilos de arroz debo vender para comprar un kilo de carne. Dicho de otra manera, cuantos kilos de arroz vale un kilo de carne. Con el trueque, al comienzo de la civilizaci贸n, esto resultaba obvio. Pero pronto el trueque evoluciona hacia la moneda. La raz贸n es sencilla, el trueque es un sistema muy ineficiente no siempre el se帽or que tiene la carne quiere el arroz, tal vez 茅l prefiera tomate, en cuyo caso si el se帽or que tiene el tomate, quiere el arroz habr谩 acuerdo. Pero eso requiere que todos sepamos la preferencias de los dem谩s y que el costo de transporte sea bajo. O sea, puede funcionar s贸lo en peque帽as aldeas/tribus. Apenas empieza a evolucionar el mercado, alg煤n bien que todos deseen (peque帽o y durable) comienza a funcionar como moneda. Puede ser el oro, granos de cacao u otro. Al principio se trata de un bien-moneda, despu茅s aparecer谩 el papel-moneda.

En ese momento aparece el nivel general de precios, que es el precio relativo que todos los bienes tienen respecto del bien-moneda. N贸tese que no puede haber infl aci贸n hasta que no aparece el nivel general de precio. Porque la infl aci贸n aparece cuando todos los bienes aumentan de valor.

Si sube s贸lo el precio de un bien, se trata de un cambio en los precios relativos, pero eso no es infl aci贸n. Los precios relativos cambian todo el tiempo en el mundo, basta mirar la bolsa de Chicago, el mercado del petr贸leo, del n铆quel, del jugo de naranja, de queso cheddar, de la leche en polvo o cualquier otro mercado de commodities en el mundo. Sin embargo, la infl aci贸n mundial es muy baja.

La inflaci贸n es el aumento continuo del nivel general de precios, es el precio relativo de todos los bienes contra la moneda. No se trata del valor de los bienes en s铆, sino cambiar铆an los precios relativos, y en ese caso, algunos deber铆an subir y otros bajar. Si sube el precio de la carne medido en arroz, el del arroz baj贸. Ahora, si sube el precio del tomate en t茅rminos del arroz, nos damos cuenta que algo pasa con el valor del arroz y si el arroz es la moneda, tenemos inflaci贸n.

En la roma antigua la inflaci贸n aparec铆a cuando se reduc铆a la cantidad de oro en las monedas del emperador. En la Espa帽a imperial apareci贸 cuando las importaciones de plata y oro de las colonias llegaron a la pen铆nsula Ib茅rica. De hecho, la Escuela de Salamanca en el siglo XVI, con Mart铆n de Aspilicueta a la cabeza, fueron los primeros que estudiaron con rigor cient铆fico a la inflaci贸n y llegaron a la misma conclusi贸n que siglos despu茅s llegaran Fisher, Friedman y otros: es un fen贸meno monetario.

O sea, hay infl aci贸n cuando la oferta de dinero supera a la demanda. Eso hace bajar el valor del dinero y por ello, suben los precios de todos los dem谩s bienes medidos en relaci贸n al dinero. Por eso, el deber del Banco Central de mantener el valor del dinero es igual a la responsabilidad de controlar la inflaci贸n.