Decisi贸n de la Corte retrasa pero no modifica la pol铆tica energ茅tica

En el 2015, los subsidios econ贸micos llegaron a ser 3,5% del PIB, la mayor parte de estos eran subsidios al sector energ茅tico. Dichos subsidios que el a帽o pasado explicaron m谩s de la mitad del d茅ficit fiscal de la Naci贸n, y a pesar de ello eran insuficientes para cubrir el funcionamiento del sistema energ茅tico, s贸lo cubr铆a gastos operativos.
Este esquema, provoc贸 que el super谩vit energ茅tico se convirtiera en d茅ficit, desincentiv贸 la inversi贸n en el sector, llev贸 a la p茅rdida de reservas gas, al deterioro de la infraestructura energ茅tica dejando a la econom铆a con serios problemas de abastecimiento energ茅tico y una abultada cuenta a pagar para el Estado. Es por ello que la resoluci贸n de este problema es un punto central de cualquier plan econ贸mico que tenga que ejecutar Argentina.

El Estado no tiene capacidad econ贸mica de hacerse cargo del sector en su totalidad. Seg煤n estimaciones de la Fundaci贸n Norte y Sur la totalidad del sector energ茅tico (electricidad, gas y petr贸leo) requiere inversiones cercanas a los US$18.000 millones anuales, que es semejante al total de la inversi贸n p煤blica de la Naci贸n, las Provincias y los Municipios sumados. 

Por ello y por cuestiones de eficiencia es necesario que lo haga el sector privado. Para que esto suceda, las tarifas deben alcanzar para cubrir los costos operativos del d铆a a d铆a, cubrir las amortizaciones y generar rentabilidad. Las tarifas actuales en este sentido son insuficientes.

S贸lo basta ver que entre el 2001 y el 2015 la inflaci贸n en el Gran Buenos Aires fue superior al 1300% seg煤n nuestras mediciones. En ese per铆odo, los precios del gas y la electricidad han subido muy poco y los incrementos se dieron s贸lo bajo ciertas condiciones como la zona donde se vive, si hubo ahorros en el consumo o no, etc. Pero si bien el atraso de las tarifas de servicios p煤blicos es evidente, lo que tal vez no es tan evidente es la magnitud del mismo.

En este sentido, la Corte Suprema le est谩 exigiendo al Gobierno que cumpla con el deber de informar y realizar las audiencias p煤blicas, pero tambi茅n aclara que la fijaci贸n de las tarifas es potestad del Poder Ejecutivo.

Como consecuencia esta decisi贸n retrasa, m谩s que nada, la puesta en marcha de los nuevos cuadros tarifarios, pero no creemos que modifique la pol铆tica energ茅tica, en s铆. El costo fiscal de cubrir con subsidios los 煤ltimos meses de tarifas de gas que se deben devolver es del 0,1% del PIB, lo cual, es por ahora un costo relativamente bajo.

En este contexto, el Gobierno deber谩 realizar las audiencias p煤blicas y establecer los aumentos de tarifas nuevamente. Incluso podr铆a mejorar la informaci贸n que brinda, presentando un cronograma para este a帽o y el pr贸ximo, de manera de informar lo que se va hacer. Dada la importancia que tiene para el programa econ贸mico la normalizaci贸n de las tarifas de servicios p煤blicos es importante no s贸lo que se acomoden los precios del gas y la electricidad sino que se haga prolijamente para evitar estas incertidumbres.